Select Page

Hoy, como en muchas ocasiones nos pasa, con las prisas de empezar el día, estaba casi terminando de desayunar y listo para irme cuando vi entrar a mi mama y tomar el control que sube y baja las persianas. Ella apretó un botón y se bajó una persiana, casi inmediatamente apretó otro para volverla a subir, lo hizo de nuevo y una vez más.
Yo ya me sentía apurado por salir para no llegar tarde y poder comenzar mi día, pero no sé si fue mi sentido arácnido o mi intuición de súper héroe lo que me hizo que me diera cuenta que mi mamá en realidad intentaba bajar otra persiana, tanto a ella como a mi papá les gusta desayunar con las ventanas abiertas y disfrutando de una espectacular vista al Bosque de la Primavera.

No sé si a ti te suceda lo mismo pero en una fracción de segundo piensas… “mmm me tengo que ir, luego le digo como funciona porque en este preciso instante me tengo que ir, bueno mejor agarro el control y le abro las persianas para que desayune con la vista como le gusta.”, un segundo después observé que mi mamá dejaba el control con una mirada un poco decepcionada.

“Pero ya me tengo que ir”, pensé “De aquí a que le explico…” me armé de valor como todo hijo que de repente le quiere explicar a su mamá algo poco tecnológico con la esperanza de que no terminara en desesperación y le dije “Mami (si, a mi mamá le digo mami), no dejes el control, por qué no lo traes a la mesa?” se lo trajo, lo tomé y literalmente me tomo de 5 a 10 segundos explicarle cómo funcionaba, al mismo tiempo que abrí las persianas y entonces sucedió… cambió completamente el inicio de mi día e hizo toda la diferencia.

“MUCHAS GRACIAS HIJO POR QUEREME TANTO Y TENERME PACIENCIA PARA EXPLICARME COMO USARLO”

Tómala, gancho al hígado, un sentimiento espectacular.

A veces la rutina, las prisas, las obligaciones, responsabilidades o la mayoría de las veces SON EXCUSAS con las que NO nos permitimos darnos un tiempo para los demás sea quien sea.

Hoy comparto contigo esto que me paso para decirte #Tomate5 que la vida no te dé vueltas y no te distraiga de lo importante. Podrán ser 5 segundos o 5 minutos, pero hazlo, #Tomate5 y regálalo a alguien, puede ser en tu familia, con tus amigos, en tu trabajo o a un desconocido pero valdrá la pena te lo aseguro.

Probablemente si es a algunos de tus papás y se trata de algo que tenga que ver con tecnología necesites tomarte 5 varias veces, jajaja.

Ahora #Tomate5 y compártelo quizá puedas ayudar a alguien a cambiar su día (Y quien, sabe poco a poco su vida)